Mes: febrero 2018

“Buscando oro”. Una novela con alma de blues y ritmo de rock & roll policial

510EuiPe7LL._SX322_BO1,204,203,200_“Una novela que refleja a la perfección el panorama musical en este país, que hace eco de todos aquell@s que no son/somos “famosos” pero sí igual o más profesionales si cabe, y que nos dejamos la piel, la vida y el alma en esta locura tan cuerda…. por cuatro pavos mal tirados, día tras día y noche tras noche, en los rings más variopintos, lidiando en las plazas más hostiles y llevándonos a la boca como único plato, la satisfacción de ser espíritus libres, un buen rock’n’roll y corcheas a ritmo de Blues”. Así define Stone Gomez, cantante y guitarrista de la banda 14-30, la primera novela de Teodoro Balmaseda en el final del prologo que ha escrito el susodicho músico para la mencionada publicación.

Y es realmente una definición que se ajusta como un guante a esta obra escrita a pie de obra, desde la experiencia personal de Teo Balmaseda, músico, escritor y funambulista de la vida y la creación artística, que se deja jirones de su propia biografía bajo un pseudónimo que ha llegado ha convertirse en una personalidad tan verdadera como la de su inscripción en el registro civil. Se trata de un libro audaz, pasional, con un lenguaje sin pretenciosas florituras y una narrativa directa y contundente para una novela a mitad de camino entre el thriller, la prosa neocostumbrista y la literatura musical.

Buscando oro narra las andanzas de Franky Boy, un músico, un buscavidas, un superviviente que en un giro maldado de la vida se asoma a las puertas del abismo. Pero es también una crónica de nuestro momento social, de un país con una trastienda que apenas se asoma a los informativos de televisión o a las páginas de los periódicos, donde la realidad se camufla sin mostrar su cara más cruda y dolorosa. Un relato que no da respiro, que no hace concesiones al lirismo, en el que la acción no tiene más justificación que la propia acción, como la vida misma.

El protagonismo de esta personal novela recae en una galería de personajes que te puedes cruzar cada día en el metro, en una sala de conciertos, en la cola del paro, en la fiesta de un ricachón hortera o esperando delante de la caja de un supermercado, pero todos con las garras afiladas y la personalidad poliédrica y angulosa que ha sabido captar la pluma, o la tecla, de Teodoro Balmaseda, un contador de historias del seguro que volveremos oir hablar. Por lo de pronto podéis ir empezando a conocerlo en esta novela publicada por Editorial Egarbook en versión de papel y digital.

M.L.P. para el blog de Dan Serracas

Anuncios

Lonnie Johnson, el fino y elegante bluesman pionero

Lonnie Johnson fue uno de los escasos bluesman de los años 20 y 30 que tuvo oportunidad de adquirir estudios musicales formales. Nació a primeros de febrero de 1894 en el seno una familia de músicos y en su infancia estudió violín y guitarra para dedicarse a la carrera musical que a los 21 años le llevo a realizar una gira por Inglaterra, lo que curiosamente le salvó la vida ya que a su regreso a Nueva Orleans, en 1919, descubrió que la mayoría de su familia había muerto a causa de la llamada Gripe Española de 1918.

En 1925 se instaló en San Luis, Missouri y tras ganar un concurso de blues de la discográfica Okeh Records, realizó una serie de exitosas grabaciones entre 1925 y 1932, incluyendo dúos de guitarra con Eddie Lang y dús vocales con Victoria Spivey. Tocó esporádicamente en grabaciones de Louis Armstrong and his Hot Five y con la orquesta de Duke Ellington, interpretando solos con guitarras de doce cuerdas de una forma innovadora que influyó a guitarristas de jazz como Charlie Christian y Django Reinhardt.

Su carrera estuvo plagada de altibajos y tuvo que trabajar en fundiciones de acero o de barrendero. En 1959, cuando trabajaba un hotel en Filadelfia conoció al disc jockey Chris Albertson que le organizó un espectáculo en el Playboy Club de Chicago que supuso su regreso a la música. Tras actuar con la orquesta de Duke Ellington, Lonnie participó en giras musicales por Europa y grabó con sello discográfico Bluesville Records con Elmer Snowden y con su compañera Victoria Spivey. Lonnie Johnson murió en Ontario, Canadá, a causa de complicaciones posteriores a un accidente de tráfico sufrido en 1969.

Dan Serracas