Mes: marzo 2019

PAPA CHARLIE JACKSON :progenitor del blues

papa charlie jacksonEn la última década del siglo XIX los Estados Unidos entran en la llamada “Era del progreso”  mientras en el Sur imperan llamadas Leyes Jim Crow, que impiden de hecho el voto a los negros, restringen sus acceso a edificios públicos y privados e incluso en algunos lugares decretan el toque de queda para los afroamericanos a partir de las primeras horas de la noche. Por lo demás, la fotografía comienza a llegar a los rincones más alejados del país, un farmacéutico que se llama John Pemberton pone en circulación un “medicamento para el cerebro y los nervios” que se llama Coca Cola y en algunos domicilios se comienza a leer una nueva revista que se llama National Geographic.

Por esa época Nueva Orleans es la ciudad más libre para los negros del Sur y en los garitos, prostíbulos y tabernas del barrio de Storyville proliferan los músicos que alumbran una nueva cultura. Por sus calles pulula se mueve un chaval que se llama Charles Alexander Jackson cuya fecha exacta de nacimiento se desconoce, aunque que se supone se produjo en algún momento entre 1885 y 1890. No era un bluesman y los blues que grabó no se ajustan a los cánones de esa música, que se fraguó en los días que Charles Alexander abandonó su Nueva Orleans natal y se lanzó a los caminos para convertirse en músico ambulante con el nombre de Papa Charlie Jackson.

Pasó varios años vagando por los caminos, enrolado en compañías de teatros de vodevil y minstrels, unos teatrillos en el que unos blancos con la cara pintada imitaban a los negros (que luego se incorporaron a los espectáculos) y medecin shows, los espectáculos ambulantes en lo que en una carreta una mezcla de músicos y charlatanes, con el reclamo de la música, trataban de colocarle al público unos presuntos elixires que lo curaban casi todo.

A comienzos de los años 20 Papa Charlie llegó a Chicago con su banjo de cuatro cuerdas y se convirtió en la figura más conocida de Maxwell Street Market, el corazón del barrio negro, donde desplegó todo su arte burlesco, su música bailable y sus canciones picantes cargadas de ironías y doble sentido sexual. En 1924 grabó sus primeros temas, entre los que figura ‘Papa´s Lawdy Lawdy Blues’, considerada la primera grabación de blues rural. En los diez años siguientes grabó 70 canciones entre las que figuran temas ‘Salty Dog Blues’ o ‘Shake That Thing’, herederos directos de las canciones sureñas de los tiempos de la esclavitud.

En sus años de gloria compartió escenarios y grabaciones con mitos del blues como Mar Rainey, Ida Cox o Blind Blake. Incluso se especula con que fue él quien enseñó a tocar la guitarra a futuros bluesman legendarios como Big Bill Broonzy, con quién llegó a grabar algunos temas. Pero su estilo anticuado pronto dejó de ser del gusto de los negros urbanos de los guetos de Chicago, donde el blues se imponía sobre cualquier otra música popular. Intentó subirse al carro y en 1934 grabó algunos blues más tradicionales pero su hora había pasado. Desapareció para siempre en las callejuelas y los tugurios del gueto del South Side, donde murió olvidado por todos.

Al igual que sucede con su nacimiento, la fecha exacta de su muerte es una incógnita, aunque se da por bueno el año de 1938. Durante años su importancia en la historia del blues ha sido minimizada, aunque hoy nadie duda de su papel fundamental en el nacimiento de la música que está en las raíces de la cultura afroamericana.

Extraído del libro Entre el Cielo y el Inferno, de Manuel López Poy

Dan Serracas

Anuncios

Rocket 88, 68 años del ¿primer rock & roll?


El tres de marzo de 1951, Ike Turner y su banda, Kings of Rhythm, comienzan a grabar en el estudio de grabación de Sam Phillips en Memphis, Tenessee, el tema Rocket 88, que saldría al mercado acreditado como un single de Jackie Brenston and his Delta Cats. La grabación, que alcanzó el número uno en la lista de Billboard R&B, está considerada por algunos expertos como el primer disco de rock and roll; un puesto de honor que le disputan en dura copetencia otros temas como The Fat Man, de Fats Domino y  Rock Awhile, de Goree Carter, grabados dos años antes, Good Rocking Tonight, registrado en 1947 por Roy Brown y Wynonie Harris, o Flying Home, de Lionel Hampton y su orquesta en 1939, entre otros.

Dan Serracas