Sin categoría

El adiós del espíritu de Nueva Orleans

Malcom John Rebennack Jr., conocido universalmente como Doctor John, falleció el 6 de junio de 2019, a los 78 años de edad. Con el desaparece una de las principales fuguras de la música negra y el artista que mejor encarnaba ek espíritu músical de Nueva Orleans. Comenzó a actuar a comienzos de los años 1950 tocando la guitarra, pero perdió un dedo en una pela defendiendo a su amigo, el cantante Ronnie Barron,y se convirtió en un consumado maestro del bajo y el piano. Su música abarcaba todos los géneros los géneros, desde el blues al rock and roll, pasando por el boogie woogie, el jazz y el funk.

Gracias por todo y hasta siempre maestro

Dan Serracas

Anuncios

Jimmy Rogers, pionero del Chicago Blues

Jay Arthur Lane, más conocido en el mundo de la música como Jimmy Rogers, nació en Ruleville, Mississippi, a principios de junio de 1924. Criado en Atlanta y Memphis, acabó adoptando el apellido de su padrastro y aprendió a tocar la armónica con su amigo de la infancia Snooky Pryor, instrumento que cambió por la guitarra en la adolescencia. Comenzó a actuar profesionalmente en East St. Louis, Illinois, con Robert Lockwood Jr. y se mudó a Chicago a mediados de los 40. Hacia 1946, grabó como armonicista y cantante para el sello Harlem, dirigido por J. Mayo Williams, aunque su nombre no apareció en el disco, publicado erróneamente como un trabajo de Memphis Slim and His Houserockers.

En 1947 comenzó a tocar con Muddy Waters y Little Walter formando la primera banda pionera del blues de Chicago.  En 1950 logró uno de su mayores éxitos en solitario, “That’s All Right”, algo que repitió en 1954 con “Walking by Myself” antes de retirarse de la industria de la música a fines de la década. Regresó en los años 70 para vivir una última y fructifera etapa actuando como una leyenda del blues en todos los festivales europeos .

Dan Serracas

Vintage, un thriller musical que se sumerge en los orígenes del rock y bucea en las leyendas del blues

Vintage portadaUna de las grandes leyendas del rock es la Moderne, una guitarra eléctrica creada por Gibson en 1957, al mismo tiempo que la Flying V y la Explorer, de cuya existencia sólo da fe un dibujo de Ted McCarty, el diseñador de los modelos de la marca, ya que nunca se llegó a comercializar. A pesar de haber sido presentado un prototipo en 1958 en la feria de muestras NAMM, no existe ningún ejemplar, al menos ninguno que se haya podido comprobar. Billy Gibbons, el guitarrista de ZZ Top, siempre ha afirmado poseer una pero nunca lo ha demostrado, como tampoco se ha demostrado el rumor de que Jimi Hendrix y Jimmy Page la usaron para grabar en secreto alguna de sus canciones.

A partir de esta leyenda el novelista francés Grégoire Hervier crea un trhiller musical en el que un guitarrista aficionado y empleado de una tienda de instrumentos de Paris se ve embarcado en una fantástica, peligrosa y delirante aventura para conseguir un ejemplar de la Moderne por encargo de un extraño millonario escocés, que no es quien dice ser en una novela en la que nada es lo que parece y por la que pululan imitadores de Elvis reconvertidos en asesinos, policías aficionados al rock & roll, universitarias investigadoras de las esencias del blues y un largo etcétera de esotéricos personajes.

Y de fondo el paísaje del viejo Sur de los Estados Unidos, donde el diablo parece pulsar las cuerdas de una Moderne para fundir el blues y el rock primigenio en una entretenida y bien documentada narración policiaco-musical con banda sonora de Elvis Presley, Led Zepellin, Muddy Waters o Robert Johnson, cuya inevitable sombra se proyecta sobre uno de los personajes, el guitarrista fantasma Li Grand Zombi Robertson, el hijo que el mítico bluesman tuvo poco antes de morir envenenado en Greenwood.

MLP para La Ruta del blues

La SBB lanza el Anuario del Blues 2018

Portada Anuario_2018

El Anuario del Blues que cada año edita la Societat de Blues de Barcelona recogiendo la información sobre el género en nuestro país, ya está disposición de todos los aficionados en la web de dicha entidad. Como es habitual, esta nueva edición recoge los festivales, discos, libros, conferencias, estudios, publicaciones e iniciativas en torno el blues, que se produjeron a lo largo del 2018. También incluye jugosos artículos y reportajes como los dedicados al blues y el boxeo, la historia de Skip James, el baile blues, el blues en Euskadi y el aniversario del Honky Tonk Bues Bar de Barcelona, el local de referencia del género en la ciudad condal. La portada está dedicada a los diez años de vida de la publicación, la única en papel dedicada al blues en nuestro país. Larga vida.

Dan Serracas

Enlace al Anuario en la web de la Societat de Blues de Barcelona

https://societatbluesbarcelona.org/wp-content/uploads/2019/04/Anuario_2018-def-para-web.pdf

 

PAPA CHARLIE JACKSON :progenitor del blues

papa charlie jacksonEn la última década del siglo XIX los Estados Unidos entran en la llamada “Era del progreso”  mientras en el Sur imperan llamadas Leyes Jim Crow, que impiden de hecho el voto a los negros, restringen sus acceso a edificios públicos y privados e incluso en algunos lugares decretan el toque de queda para los afroamericanos a partir de las primeras horas de la noche. Por lo demás, la fotografía comienza a llegar a los rincones más alejados del país, un farmacéutico que se llama John Pemberton pone en circulación un “medicamento para el cerebro y los nervios” que se llama Coca Cola y en algunos domicilios se comienza a leer una nueva revista que se llama National Geographic.

Por esa época Nueva Orleans es la ciudad más libre para los negros del Sur y en los garitos, prostíbulos y tabernas del barrio de Storyville proliferan los músicos que alumbran una nueva cultura. Por sus calles pulula se mueve un chaval que se llama Charles Alexander Jackson cuya fecha exacta de nacimiento se desconoce, aunque que se supone se produjo en algún momento entre 1885 y 1890. No era un bluesman y los blues que grabó no se ajustan a los cánones de esa música, que se fraguó en los días que Charles Alexander abandonó su Nueva Orleans natal y se lanzó a los caminos para convertirse en músico ambulante con el nombre de Papa Charlie Jackson.

Pasó varios años vagando por los caminos, enrolado en compañías de teatros de vodevil y minstrels, unos teatrillos en el que unos blancos con la cara pintada imitaban a los negros (que luego se incorporaron a los espectáculos) y medecin shows, los espectáculos ambulantes en lo que en una carreta una mezcla de músicos y charlatanes, con el reclamo de la música, trataban de colocarle al público unos presuntos elixires que lo curaban casi todo.

A comienzos de los años 20 Papa Charlie llegó a Chicago con su banjo de cuatro cuerdas y se convirtió en la figura más conocida de Maxwell Street Market, el corazón del barrio negro, donde desplegó todo su arte burlesco, su música bailable y sus canciones picantes cargadas de ironías y doble sentido sexual. En 1924 grabó sus primeros temas, entre los que figura ‘Papa´s Lawdy Lawdy Blues’, considerada la primera grabación de blues rural. En los diez años siguientes grabó 70 canciones entre las que figuran temas ‘Salty Dog Blues’ o ‘Shake That Thing’, herederos directos de las canciones sureñas de los tiempos de la esclavitud.

En sus años de gloria compartió escenarios y grabaciones con mitos del blues como Mar Rainey, Ida Cox o Blind Blake. Incluso se especula con que fue él quien enseñó a tocar la guitarra a futuros bluesman legendarios como Big Bill Broonzy, con quién llegó a grabar algunos temas. Pero su estilo anticuado pronto dejó de ser del gusto de los negros urbanos de los guetos de Chicago, donde el blues se imponía sobre cualquier otra música popular. Intentó subirse al carro y en 1934 grabó algunos blues más tradicionales pero su hora había pasado. Desapareció para siempre en las callejuelas y los tugurios del gueto del South Side, donde murió olvidado por todos.

Al igual que sucede con su nacimiento, la fecha exacta de su muerte es una incógnita, aunque se da por bueno el año de 1938. Durante años su importancia en la historia del blues ha sido minimizada, aunque hoy nadie duda de su papel fundamental en el nacimiento de la música que está en las raíces de la cultura afroamericana.

Extraído del libro Entre el Cielo y el Inferno, de Manuel López Poy

Dan Serracas

Rocket 88, 68 años del ¿primer rock & roll?


El tres de marzo de 1951, Ike Turner y su banda, Kings of Rhythm, comienzan a grabar en el estudio de grabación de Sam Phillips en Memphis, Tenessee, el tema Rocket 88, que saldría al mercado acreditado como un single de Jackie Brenston and his Delta Cats. La grabación, que alcanzó el número uno en la lista de Billboard R&B, está considerada por algunos expertos como el primer disco de rock and roll; un puesto de honor que le disputan en dura copetencia otros temas como The Fat Man, de Fats Domino y  Rock Awhile, de Goree Carter, grabados dos años antes, Good Rocking Tonight, registrado en 1947 por Roy Brown y Wynonie Harris, o Flying Home, de Lionel Hampton y su orquesta en 1939, entre otros.

Dan Serracas

 

‘SCRAPPER’ BLACKWELL, el bluesman huraño con trágico final

Scrapper_BlackwellEl 21 de febrero de 1903 nacía en Siracusa, Carolina del Norte, Francis Hillman Blackwell, que aprendió el oficio de músico de la mano de su padre, que era violinista. Se fabricó su primer instrumento usando una caja de puros, un trozo de madera y un alambre y pronto comenzó a tocar como músico de alquiler con un éxito cada vez mayor y llegaron a contratarlo para tocar en Chicago. Pero su verdadero negocio durante sus años mozos fue el contrabando y fabricación clandestina de whisky, que era bastante más rentable que la música.

Era retraído y de trato difícil, y parece ser que por eso su abuela le puso el apodo de ‘scrapper’ (algo así como un renacuajo con malas pulgas). Su mal carácter le impedía establecer relaciones estables con otros músicos, pero en 1928 se asoció con un pianista que se llamaba Leroy Carr, a quién le unía su afición al whisky. Su primer disco, ‘How Long Blues’, se convirtió en un éxito que les colocó entre las principales estrellas de la época. En esa misma sesión para el sello Vocalion, Blackwell grabó en solitario ‘Kokomo Blues’, llamado a ser uno de los principales blues de la historia, reinterpretado primero por Kokomo Arnold y luego por Robert Johnson como ‘Sweet Home Chicago’.

Blackwell y Carr grabaron juntos más de cien canciones y marcaron un estilo que tendría numerosos e importantes seguidores. Pero su disparidad de caracteres les condujo también a enfrentamientos personales que en febrero de 1935 llegaron al límite y ambos tuvieron su última disputa. Después de siete años de asociación, Leroy Carr murió a causa de su desmedida afición al alcohol. Dos meses más tarde su inseparable compañero le grababa un sentido homenaje, ‘My Old Pal Blues’. La muerte de su amigo sumió a Blackwell en la melancolía y abandonó la música como profesional. Fue redescubierto cuando vivía en Indianápolis en 1958 y grabó nuevos en solitario. Pero en 1962, cuando comenzaba a preparar una segunda carrera musical, cuando regresaba de realizar una grabación para Bluesville, fue asesinado a balazos en un callejón, durante un atraco. Los culpables nunca fueron localizados.

Texto extraído del nlibro Entre el Cielo y el infierno, de Manuel López Poy

Dan Serracas

 

 

 

 

Mojo Experience: primer disco de la banda gallega de blues rock del mismo nombre

mojo experienceMojo Experience es una banda gallega de blues con tres años de vida que practican un blues con un estilo personal que en ocasiones del aproxima incluso al hard rock. Nacieron en Santiago de Compostela y desde el año 2015 la formación ha sufrido continuos cambios hasta lograr la cohesión de sus seis componentes actuales: Diego Negro a la voz, Guillermo Vistoso a la guitarra, Pau Castiñeira en los coros y segunda voz, Katia del Río en los teclados, Alejandro Castiñeiras al bajo y Rene Mosquera en la batería.

Tras ganar el concurso “Outra + Outra 2016”, a finales del año 2018 lanzan su primer disco de título homónimo, grabado en los estudios A Casa do Rock, en Santiago, con siete temas de producción propia y un amplio abanico sonoro que abarca casi todas las músicas de origen afroamericano, del blues al rock más duro, pasando por el soul, el funk o la psicodelia.

Los temas en cuestión son Humble Yourself, Revenge, Don’t Panic, Bad Day, Shameless, I Don’t Care y Slow Down, todos cargados de una enorme fuerza que alcanza todo su potencial en las actuaciones en directo de la banda, en las que recogiendo un espíritu casi setentero, el grupo pone en escena un espectáculo que va más allá del mero concierto musical. Una nueva apuesta del blues rock gallego que promete muchas alegrías.

Dan Serracas

 

“‘I JUST WANT TO MAKE LOVE TO YOU’”. Para el día de San Valentín nada mejor que Jamesetta

“I Just Want To Make Love To You” es para muchos una de las mejores canciones que existen no sólo para sentir el amor, sino también para hacerlo, que es el meollo del asunto. La canción es tan buena, que hasta la Coca Cola utilizó para una anuncio en 1961. El tema, incluido en su álbum At Last, de 1961, es una canción original del gran compositor del blues, Willie Dixon, y antes que Etta James ya la había Cantado Muddy Waters, pero por mucho que nos guste el rey del blues de Chicago, tenemos que reconocer que no es lo mismo.

Felíz día

Dan Serracas

“River Roots”, el nuevo disco de Panabrothers con honesto y genuino blues de raíces

gtunta6ygu5wb_600Una armónica, una guitarra y una voz que parecen surgidas de algún momento del pasado, de las noches calurosas tras el duro trabajo campestre. Nueve canciones que podrían sonar en la esquina de cualquier calle de cualquier pueblo o ciudad del viejo Sur, pero que han salido del corazón, las manos y la garganta de dos músicos de Córdoba: Cristobal Oteros ‘Pobas’ (armónica y percusión) y Pablo Carrascal (guitarra, voz, mandolina y percusión). Ellos son los Panabrothers y de lo que estamos hablando es de su nuevo trabajo, River Roots, un disco en el que se nota que han puesto el alma y el profundo conocimiento que tienen del género.

Devotos del genuino blues de ráices, este dúo mantiene un compomiso con la música afroamericana que se revela disco a disco, concierto a concierto. En esta ocasión no solo han puesto toda la carne en el asador de la interpretación, sino que han arriesgado con un repertorio de clásicos en el que abundan versiones de temas no excesivamente habituales y algunas otras, que precisamente por conocidas, tienen lo que podríamos llamar un plus de peligrosidad por aquello de poder resultar manidas, cosa que está muy lejos de suceder.

Temas como Long Black Veil, de Danny Hill,  Swing and Turn Jubilee, de Carolin Hester, I Want You By My Side, Sarah Jane y Crazy Bout You, de Jazz Gillum, Born and Livin’ With The Blues, de Sonny Terry y Brownie McGhe, Pick a Bale of Cotton, de Leadbelly, Big Boss Man de jimmy Reed o incluso el tradicional Down By The Riverside, suenan con una personalidad perfectamente compatible con el respeto más absoluto al género.

El resultado es un disco de atractiva factura, que fue grabado en el mes de octubre del pasado año bajo la atenta mirada de Antonio Travé ‘El Oso de Benalúa’, responsable de las mezcla y la masterización y que ha visto la luz recientemente para demostrar que el blues más clásico, el de connotaciones rurales de toda la vida, tiene todavía mucho que decir… incluso el que está hecho más cerca de casa.

MLP para el blog de Dan Serracas