Sin categoría

WASHBOARD SAM, un bluesman al otro lado de la ley

Washboard_SamRobert Brown nació el 15 de julio de 1910 en Walnut Ridge, Arkansas. Era hijo ilegítimo de Frank Broonzy, el padre del famos bluesman Big Bill Broonzy, con quien Robet colaboró en muchas ocasiones a lo largo de su vida. Pasó su infancia trabajando en la granja familiar y rasgando la tabla de lavar, el washboard que le proporcionaría su apodo, para amenizar fiestas familiares hasta que decidió largarse a la ciudad. A principios de los años 20 se convirtió en una figura popular en las calles de Memphis, tocando con músicos como Hammie Nixon o Sleepy John Estes, dos avezados bluesman itinerantes de los que aprendió los trucos para triunfar ante el difícil público callejero, al que Brown se metía en el bolsillo con sus historias irónicas, inteligentes y divertidas, cantadas con una profunda voz.

Llegó a Chicago en 1932, cuando el país comenzaba tímidamente a salir de la Gran depresión y fue acogido bajo la tutela de su hermanastro Big Bill Broonzy, que había llegado la ciudad diez años antes. Big Bill le puso en contacto con Lester Melrose, el productor y agente artístico de Columbia y Bluebird, que editaban la mayoría de los discos de blues en la capital de Illinois. En poco más de un año Washboard Sam se convirtió en músico de acompañamiento habitual en las sesiones del sello Bluebird para bluesman como Tampa Red, Jazz Gillum, Memphis Slim o su propio hermanstro. En 1935g grabó su primer disco, ‘Diggin my potatos’, un éxito que comenzó a convertirlo en uno de los músicos más populares de Chicago, gracias en buena medida a su estilo enérgico y al humor de sus actuaciones en directo.

Durante 19 años grabó más de 160 canciones. Sus aparentes limitaciones instrumentales las compensaba con su talento para componer canciones, muchas de ellas interpretadas por otros músicos. A mediados de los años 40 sus dificultades para adaptarse al nuevo sonido electrificado del blues de posguerralo apartaron de la primera línea del negocio musical y acabó tirando la toalla. En 1949, después de realizar una grabación para el sello Víctor, Robert Brown, abandonó los escenarios para dedicarse a algo tan estrafalario para un bluesman como ser policía en la ciudad de Chicago. Y no elige un momento precisamente fácil. El Sindicato del Crimen se encuentra en uno de sus momentos de mayor expansión, el despiadado San Giancama se está convirtiendo en el hombre fuerte de la ciudad y la mafia lucha por el control del juego y el tráfico de drogas en los barrios negros, golpeados por el creciente paro y la permanente llegada de nuevos inmigrantes.

Durante los siguientes 15 años Brown estuvo al otro lado de la placa, el contrario del que estaban la mayoría de los compañeros y amigos que había tenido a lo largo de su vida y con los que regresó al final para tocar y grabar sus últimos blues. En 1963 volvió a la música, después de dos años de insistencia por parte de sus antiguos compañeros Nixon y Estes, que intentaron recuperarlo para el blues revival. Comenzó a tocar de nuevo en los clubs del Black Belt y el Near West Side, los barrios negros más poblados de Chicago. Aprovechando este resurgimiento de la música de raíces afroamericanas, en 1964 realizó una gira por Europa y ese mismo año grabó por ultima vez para el sello Spivey. Murió en Chicago a los 56 años y fue enterrado en una tumba sin lápida, hasta que en en septiembre de 2009 el productor Steve Salter decidió organizar un concierto para a leyrecaudar fondos y darle a Washboard Sam una tumba que preservase su memoria dignamente.

Texto extraído del libro Entre el cielo y el infierno de Manuel López Poy

 

CHAMPION JACK DUPREE, EL GRAN FAJADOR DEL BLUES

champion-jack-dupree-a5b7f9cb-6321-487b-a778-a9eef03bed4-resize-750William Thomas Dupree vino a parar al mundo en Nueva Orleans el 4 de julio de 1910, aunque otras versiones afirman que fue el 23 de ese mes. Era hijo de un marinero del entonces llamado Congo Belga y una mujer de sangre criolla, que fallecieron en un incendio cuando el pequeño William tenía apenas tres años. Sobre el origen del incendio circularon diferentes versiones, desde una estufa con mal funcionamiento a un atentado del Ku Klux Klan. El caso es que Dupree acabó criándose en el mismo reformatorio por donde pocos años antes había pasado Louis Amstrong, un lugar conocido como Jones House, debido al nombre de su director, Josep Jones, un antiguo soldado al que todos llamaban “El capitán”. Allí recibió sus primeras lecciones de piano el futuro Champion Jack.

A los 14 años salió del orfanato para irse a vivir con Olivia Gordon, una madre de familia numerosa e intentó dar un nuevo hogar al joven William, quien pronto comenzó a tocar el piano en los burdeles y casa de juego. Por entonces no había demasiadas salidas para un negro y la mayoría llevaban directamente al mundo del delito, aunque había dos que sólo lo rozaban: la música y el deporte. Dupree decidió elegir el segundo y se hizo boxeador cuando conoció en Detroit al campeón del mundo, Joe Louis. Participó en más de cien combates y llegó a ganar unos Guantes de Oro. Fue en el cuadrilátero donde comenzaron a llamarle ‘Champion Jack’. Su carrera como boxeador acabó una noche en Indianápolis, en un combate que acabó en un KO brutal.

El severo castigo recibido hizo que Dupree reflexionase su futuro y decidiese cambiar los guates por la guitarra. En 1940 se traslada a Chicago y comienza a grabar con el sello Okeh. Pero su carrera se ve interrumpida por la guerra. Es alistado en la marina como cocinero y acaba pasando dos años como prisionero de guerra de los japoneses. A su regreso la suerte le da la espalda. y partir de la muerte de su esposa, a mediados de los 40 se instala en Nueva York, convirtiéndose en un pilar del blues en la ciudad. Sus canciones eran irónicas, con inteligentes juegos de palabras que hablaban de los problemas de la comunidad negra: las drogas, la cárcel, el alcohol, el racismo y la tibia actitud de los políticos frente a la segregación racia. Contaba que su concienciación respecto a los derechos civiles germinó un día que fue testigo del linchamiento de un negro a manos de un grupo de blancos que sólo querían divertirse.

En 1953 ficha por King Records, una discográfica independiente de Cincinatti, donde grabó una serie de discos que le proporcionaron el éxito comercial necesario para que una gran compañía, RCA, le firmase un contrato que le proporcionaría sus primeras giras fuera de los Estados Unidos. En 1960 decide instalarse en Europa. Vivió en Suiza, Dinamarca, Suecia e Inglaterra, para acabar instalándose en Alemania. Después de una ausencia de más de 30 años, tuvo tiempo para regresar a su Nueva Orleans natal y grabar su testamento discográfico. Fue en 1990 y sabía ya que estaba afectado por un cáncer. Fueron días de gloria, reconocido y admirado por el público y homenajeado por músicos y amigos. Tras su última gira triunfal por Estados Unidos y Canadá, en 1991 regresa a Europa para atender a su otra faceta artística, la pintura y asistir a la inauguración de una exposición de sus cuadros. Fue su última aparición pública.

Texto extraído del libro Entre el cielo y el infierno, de Manuel López Poy.

“El río de la música”. Un viaje literario, sonoro y visual a través de la historia de la música afroamericana

02 el río de la música miquel juradoLos pobladores originales de lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamerica bautizaron como «Meschacebé» (Padre de las aguas), al gran curso fluvial 3734 kilómetros de longitud que atraviesa el pais de Norte a Sur, desde su nacimiento al norte de Minnesota hasta su desembocadura en las aguas del Golfo de México que baña Louisiana. El gran río fue una vía de comunicación fundamental en la construcción del país y la mitad sur de su recorrido, desde San Luis a Nueva Orleans, alumbró una cultura musical, la de los afroamericanos descendientes de los antiguos esclavos, que servido de base a la música popular universal del siglo XX. Partiendo del blues, el góspel y el jazz, el Mississippi ha regado las raíces de todas sus músicas hermanadas y derivadas: el rhythm & blues, el soul, el country, el cajún, el zydeco, el rock and roll, el funk e incluso el rap, aunque algunas de ellas crecieran ya lejos de sus orillas

Miquel Jurado, un periodista musical de reconocido prestigio y con un largo historial a sus espaldas, nos embarca en un recorrido musical siguiendo la vía fluvial del Mississippi, que nos lleva a través de la historia de los ritmos de raíz afroamericana. Desde Memphis a Nueva Orleans, en paralelo a la Natchez Trace y la Highway 61, este libro recorre los pueblos, ciudades y personajes que dieron vida a la música popular estadounidense, en una obra a caballo de la guía turística y la crónica periodística. Por sus páginas desfilan Robert Johnson, Bessie Smith, Elvis Presley, Johnny Cash, Louis Armstrong, B.B. King o Hank Williams, por mencionar solo a media docena de los cientos de grandes mitos de la música norteamericana, cuya música suena casi literalmente entre las líneas de esta obra gracias a las exquisitas playlist elaboradas por Miquel Jurado.

El libro se estructura a modo de cuaderno de un viaje de 15 días por lugares tan emblemáticos como Clarksdale o la Dockery Farm, en el corazón de Mississippi, o Lafayette, en Louisiana, que además de una excelente literatura musical con profusión de datos narrados de forma absolutamente amena, baja al terreno de la ruta cotidiana para incluir direcciones, precios, horarios y comentarios de los sitios que a su acertado juicio vale la pena visitar. El texto va acompañado por una cuidada selección de imágenes descriptivas de cada etapa fundamental de este recorrido, realizadas por el hijo del autor, Àlex Jurado y su amigo, el periodista Robert Latxague. El libro, de 320 páginas, se completa con una agenda de direcciones comentada, una guía de audición, una bibliografía seleccionada y una lista de canciones para tener a mano una exquisita banda sonora mientras se disfruta de la lectura de esta obra editada por Ma Non Troppo en julio de 2019.

MLP

Aniversario de la Reina de Beale Street

mnnieEl tres de junio de 1897 vino a parar a este mundo en en Algiers, Louisiana, Lizzie Douglas era la mayor de trece hermanos e hija de Gertrude y Abe Douglas, eran dos granjeros pobres. Lizzie tuvo una infancia de privaciones hasta que la familia decidió trasladarse a Walls, en la frontera con el estado de Tenessee y muy cerca de Memphis a donde se escapaba en cuanto podía. A los trece años se fugó de casa y se enroló en una compañía ambulante de espectáculos donde comenzó a tocar el banjo y la guitarra.
Dos años después estaba de regreso en las calles de Memphis que por entonces era una ciudad muy violenta, especialmente el barrio negro, donde se daban cita chulos, jugadores, matones, prostitutas y vividores de todas las regiones del Sur. Quizá por eso la joven cantante adoptó el apodo de ‘Kid’ Douglas, un nombre de chico para un ambiente rudo. Ahí forjó su recio carácter que le permitió sobrevivir y triunfar en un mundo de hombres duros.

Por aquellos días las blueswoman estaban relegadas básicamente al circuito de los espectáculos de vodevil o al de los burdeles más o menos elegantes. Lo habitual es que se dedicasen a cantar acompañadas por un pianista, pero Lizzie estaba decidida a romper moldes y se convirtió en una pionera al cantar y tocar la guitarra codo a codo con sus colegas masculinos, a los que superó en muchas ocasiones, como en el celebre duelo de guitarras en el que venció a Big Bill Broonzy, quien le birló la mitad del premio: una botella de ginebra. Su primer marido fue el músico Casey Bill Weldon, aunque dada la diferencia de edad muchos creen que se trataba de otro Will Weldon, un integrante de la Memphis Jug Band, la banda de jarra más famosa de la ciudad en la que Lizzie se codeó con los más granado del blues, como Frank Stokes, Furry Lewis o Charlie Patton.
A los 30 años se casó con un guitarrista más joven, Joe McCoy, con quien formó una pareja artística que empezó a destacar en las calles, locales y trastiendas de Beale Street.

 En 1931 se isntalaron en Chicago tras firmar con Columbia un contrato en exclusiva. En los años siguientes vivieron una etapa de éxitos. Pero lo que funcionaba como en reloj en el ámbito artístico fallaba en el doméstico. Lizzie era una estrella rutilante y Joe ‘Kansas’ McCoy no estaba muy a gusto en su papel de príncipe consorte. La pareja acabó disolviéndose y Minnie emprendió una nueva carrera con el sello Decca. Su música se convirtió en algo más sólido y sus letras se acercaron a la cruda realidad de su comunidad. En 1938 llegó a la orquesta de Minnie, Ernest Lawlars, un nuevo guitarrista que se convirtió en su nuevo marido y compañero musical. Ernest se hizo llamar desde entonces ‘Little Son’ Joe y acompañaría a Minnie hasta el final de sus días. Tras una larga temporada de éxito compartido a lo largo de los años 40, Minnie comienza a dar señales de cansancio y la pareja se traslada a Memphis. La reina vuelve a casa, donde se convierte en una figura emblemática.

En Memphis siguieron tocando los domingos por la noche en un club de Beale Street junto y Minnie intervenía en diversos programas de radio, pero poco a poco las cosas se fueron deteriorando. A mediados de los 50 la salud de Son Joe empeoró progresivamente. Acabó prácticamente paralítico y se fueron a vivir a un cuartucho miserable. En 1962 murió ‘Son’ Joe y la cantante se fue a vivir con su hermana Daisy, hasta que ella falleció y Minnie acabó en un asilo, donde a veces recibía visitas de admiradores y cantantes que le rendían tributo. Falleció en agosto de 1973 e inmediatamente comenzaron los homenajes, siendo una de las primeras damas de la música negra en lograr un lugar en el Blues Hall of Fame.

Texto extraído del libro Entre el cielo y el inferno, de Manuel López Poy

Y 54 años después aún sigue sonando su aullido

Chester Arthur Burnett nació cuando comenzaba el verano de 1910 cerca de West Point, Mississippi. Sus padres trabajaban en la plantación de Rulesville, cerca de la famosa Dockery, una de las cunas del blues, y se separaron cuando era muy pequeño. El chaval era un rebelde al que su madre no podía retener trabajando en el campo. Acabó echándolo de casa y lo mandó con su tío, un tal Will Young, un borrachín que lo explotó y maltrató hasta que Chester logró escapar a los trece años para reunirse con su padre. A los 23 años pasa más tiempo tocando con otros músicos locales que trabajando en la plantación. La pandilla es de cuidado. Robert Johnson, Johnny Shines, Robert Nitghthawk y Rice Miller, formaban parte del grupo que revoloteaba alrededor de las hermanas de Howlin’. De hecho Rice Miller acabó casándose con una de ellas y le enseñó a su cuñado unos cuantos trucos con la armónica.

Durante la Segunda Guerra Mundial pasó cuatro años en el ejército. Al regresar a casa volvió a trabajar en el campo, aunque pronto sus zapatos le llevaron a West Memphis, en Arkansas, donde trabajó como disc jockey y músico en directo para la emisora KWEM. Durante años tuvo una banda por la que pasaron músicos como Junior Parker, James Cotton, Willie Johnson o Matt ‘Guitar’ Murphy. En 1951 Sam Phillips lo graba por primera vez para Sun Records. En 1953 se muda a Chicago y comienza su relación con Chess Records, que le proporciona nuevos acompañantes como Willie Dixon o Ottis Spann.

Howlin’ alardeaba de que cuando se marchó a Chicago no lo hizo con una mano delante y otra de tras, como la mayoría de sus vecinos y amigos, sino en su propio coche y con cuatro mil dólares en el bolsillo, que parece mucho dinero para aquellos días. En la ciudad conoció a Lillie Handley, que se convirtió en su esposa y lo acompañó en sus giras iniciales, aunque pronto optó por dedicarse a sus hijas y trabajar para la comunidad. Mujer con formación universitaria y gran conocedora del mundo del blues, actuaba como suavizador del huracán que era su marido. Durante años fue considerada la primera dama del blues de Chicago.

Con sus casi dos metros de altura y sus más de 120 kilos de peso, Wolf se convirtió en una presencia imponente en los escenarios. El público se quedaba sobrecogido cuando aquel gigante comenzaba a aullar y a retorcerse por el suelo como un poseso. Su rivalidad con Muddy Waters fue legendaria y contribuyó a calentar la caldera del blues durante la posguerra. Su influencia cruzó el Atlántico y llegó a los grupos del rock inglés de los 60 que cayeron cautivados por el Lobo Aullador.En 1970 grabó en Londres con un grupo de admiradores en el que figuraban Eric Clapton, Bill Wyman, Charlie Watts o Ringo Star, entre otras estrellas del rock. Ese mismo año tuvo un accidente de circulación y su salud quedó definitivamente resentida. Pero el lobo siguió aullando a uno y otro lado del atlántico. Siguió grabando en Londres y en Chicago. En 1975 celebró su último concierto junto a BB King y dos meses más tarde falleció.

Extraído del libro Entre el cielo y el infierno. Cien efemérides del blus clásico, de Manuel López Poy

Centenario de Norma Miller, la reina del swing y piedra angular del baile jazz y el lindy hop

Norma MillerNorma Miller nació en el barrio neoyorkino de Harlem el 2 de diciembre de 1919 en el seno de una familia de inmigrantes caribeños y se crió en la pobreza y marginación, a pesar de lo cual llegó a convertirse en una figura legendaria en la cultura afroamericana A los catorce años gana un concurso de baile en el Teatro Apollo y conisgue llamar la atención de Herbert White, el director de los grupos de baile del Savoy, uno de los clubs más importantes del barrio negro neoyorquino, conocidos como los Whitey’s Lindy Hoppers. A partir de entonces dedica su vida por entero al baile. Abandona la escuela y se integra definitivamente en los los Whitey’s Lindy Hoppers, con los que recorrerá todo el mund, en una dilatada carrera dedicada al baile en todas sus facetas, a la que solo pondrá fin su muerte a los 99 años.

41on2r30l9LCompartió escenario con las más grandes estrellas de la música y lacultura afroamericanas, desde Ethel Waters a Sammy Davis Jr., Duke Ellington y Cab Calloway. Universalmente conocida, participò en en varias películas, entre ellas Un día en las carreras, de los Hermanos Marx en 1937, actuando en la primera escena de lindy hop filmada en una pelicula. Su apasionante biografía es todo un ejemplo de amor al baile y de afán de superación a través del arte. Sus memorias, escritas on la ayuda de la periodista Evette Jensen, constituyen un recorrido por la historia política y social del pueblo afroamericano, desde los días de la Gran Depresión hasta la actualidad. Fueron publicadas en España el pasado año por Ediciones Carena con el título La reina del swing, gracias a la inicitiva de su traductora, Karen Campos McCormack, investigadora cultural, apasionada del lindy hop y fundadora la entidad Compostela Swing.

MLP

Adiós a Nonito Pereira, pionero gallego de la divulgación musical y el primer autor de un libro sobre blues en España

GN27P38F2_171514

Nonito Pereira Revuelta, una figuara clave en la difusión de la música de raíz afroamericana en nuestro país, y más especialmente en Galicia, ha fallecido en A Coruña a los 76 años de edad. Nonito la ha sido todo en la música popular en Galicia: pinchadiscos, investigador, promotor, productor, presentador, periodista y comentarista, su carrera comenzó en el legendario local Playa Club de A Coruña, donde fue el pinchadiscos que introdujo los primeros teas de los beatles y el resto de figuras del rock & roll en los años 60. Desde entonces acogió a tdas las esterllas del rock nacionales e internacionales que pasaron por A Coruña. Fue el creador de Voz Joven, el primer suplemento musical de la prensa gallega, y dirigió en la TVG el programa Radio Onte. Entre su legado bibliográfico destacan libros como Cuadernos del jazz (1971), Historias, histerias y anécdotas musicales (2003) e Historias, histerias y andanzas musicales (2010).

Su libro en En la cresta de la música, del Blues hasta el Rock’n Roll, publicado en 1976, es el primero publicado por autor español en abordar la historia del blues y, a partir de ahí, desarrollar la evolución de la música afroamericana. Él mismo se editó el libro y la tirada no pasó de los mil ejemplares. En una entrevista concedida al blog Nitope en 2013, Nonito afirmaba qiue fue la curiosidad por conocer los orígenes del rock lo que le llevó a investigar sobre el blues: “Me preguntaba que relación podían tener los work- song con la música de los Rolling Stones…y decidí caminar hacia los orígenes buscando fechas, datos, acontecimientos y ambientes que se sucedieron a lo largo años de un continuo desarrollo…Cuando nacieron los blues, su forma poética, la estructura armónica, las “blue notes”, la instrumentación, sus expresiones, su difusión, el boogie woogie el rythm and blues, hasta llegar al rock and roll , al country, el soul, el funky y como no al jazz y sus posteriores secuelas…”

Mi más sincero y agradecido homenaje

MAnuel López Poy

RL Burnside. La azarosa vida del bluesman más punk

Robert Louis Burnside vino a parar a este mundo el 23 de noviembre de 1926 en el pueblo de Harmontown, Mississippi, cerca de Memphis. Era medio cherokee y su padre abandonó a la familía cuando Robert era pequeño, así que pasó su infancia trabajando de sol a sol en las granjas donde su madre, sus hermanos y sus tíos se contrataban como jornaleros. En los ratos libres hacía escapadas para escuchar la música que los mayores bailaban en los honky tonks. A los 16 años aprendió a tocar la guitarra con el bluesman Fred McDowell.

Comenzó a tocar en público poco después de cumplir los 20 años acompañañndo al propio McDowel, a su tío Ranie Burnette y a Henry Harden, oro músico local. Para entonces ya era conocido como ‘Rural’ o ‘Rule’ Burnside y había visitado varias veces las ciudades de Memphis y Chicago, donde el blues se estaba electrificando y convirtiéndose en un estilo más moderno y urbano. A finales de la década de los 40 se instaló en el gueto negro de Chicago donde conoció a Muddy Waters que estaba casado con una prima suya. Burnside se casó y buscó trabajo en las fabricas de siderurgia y vidrio mientras seguía tocando por las noches.

Pero sus intentos de hacerse un hueco en el mundo de la música no prosperaron. Además la mala fortuna se cebó con su familia y en menos de un año su padre, sus hermanos y uno de sus tíos fueron víctimas de la violencia que asolaba los barrios negros. A los 33 años regresó a Misssissipi para abandonar la música, formar una familia y convertirse en aparcero. La cosa se complicó durante una partida de dados en la que acabó matando a un hombre, parece ser que por accidente, y fue enviado a la tristemente célebre granja penitenciaria Parchman, de donde le sacaron las influencias de su patrón.

Montó un bar en Holly Springs, muy cerca del pueblo donde había nacido. Allí, mientas destilaba y vendía su propio whisky de centeno, entretenía a la parroquia tocando sus canciones, acompañado por músicos locales como Johny Woods o Napoleon Strickland. Tuvo trece hijos que, a medida que iban creciendo, se fueron incorporando a su banda de blues, para acabar largándose de casa. A finales de los años 60 el negocio quebró y volvió a trabajar en una granja. Un buen día, cuando acababa de vender su guitarra para seguir tirando adelante, apareció por el pueblo George Mitchell, un investigador musical que le prestó su propia guitarra y le grabó unos cuantos temas que fueron editados por Arhoolie y que le dieron bastante éxito.

Siguió atado al trabajo en el campo hasta que en 1979 fue redescubierto otra vez por Gerard Herzhaft y David Evans, lograron sacarlo de la granja y editar sus canciones en Francia. En 1996 se asoció con el músico de punk-rock John Spencer y logró al fin un merecido éxito que paseó por todos los escenarios del mundo hasta que murió, a los 78 años, de una afección cardíaca en un hospital de Memphis.

Basado en el libro Entre el cielo y el infierno, cien efemérides de blues, de Manuel López Poy.

MINGO-SANPA & BÁREZ BROS. serán los representantes españoles en el European Blues Challenge 2020

KHomeEl cuarteto integrado por Mingo Balaguer a la voz y armónica, Pablo Sanpa en la guitarra, Sergio Bárez del Cueto al bajo y Pablo Bárez del Cueto en la batería han sido seleccionados para ser la formación que representará a España en el concurso europeo de blues EBC 2019, que se celebrará el 17 y 18 de abril del próximo año en Zaandam, Holanda. la participación de las bandas españols está organizada por la Societat de Blues de Barcelona, quien se encarga del proceso de ceso de selección mediante votación indivial y secreta de más medio centenar de profesionales vonculados al blues: periodistas, directores de programas de radio, programadores de festivales y expertos en la materia repartidos por toda la geografía española.

La votación de este Consejo de Asesores dio ganadores a MINGO-SANPA & BÁREZ BROS, seguidos de BIG DANI & THE SAXPLOSION BAND, en suganda posición y THE RHYTHM TREASURES, en tercer lugar. Esta edición del EBC será la décima y convocará a más de 20 bandas de blues representantes de paises de toda Europa. Además del concurso se celebrará el tradicional el European Blues Market, que tendrá lugar en el hall del teatro de la localidad holandesa durante los mismos días, y en el que los músicos tendrán una gran oportunidad para promocionarse y ofrecer su proyecto a los medios de comunicación especializados en blues así como a promotores y directores de festivales de todo Europa.

Las representaciones españolas cuentan con un brillante historial, habiendo logrado un segundo premio, el de Chino & The Big Bet en 2013 y dos primeros, los de A Contra Blues en 2014 y Travellin Brothers en 2015. Desde aquí… mucha suerte a Mingo Balaguer, Pablo Sanpa, Sergio Bárez y Pablo Bárez.

Dan Serracas

Mingo – Sanpa & Bárez Bros en la Sala El Intruso de Madrid. Vídeo de Fernando Moreno