Junior Wells: aniversario de la armónica rebelde

El chaval no debía tener más de trece años. Era un salvaje. Se le notaba en la postura, siempre a la defensiva y en aquella mirada obstinada y desconfiada; la misma que tantas veces había visto en los ojos de Frank. Los dos eran un producto típico de las calles de aquella brutal ciudad. La mujer le miró y amagó un gesto como para dirigirse a él, pero inmediatamente clavó sus ojos en el suelo.

Texto extraído del relato Caso resuelto, dedicado a Junior Wels e incluido en el libro Los días azules, de Manuel López Poy y Susi Anechina.

Dan Serracas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s